Archivo del IV Marqués de Valde-Espina

 

El archivo del IV Marqués de Valde-Espina es sin ninguna duda el archivo privado más importante para conocer la preparación, el desarrollo y la conclusión de la última guerra carlista.

Esta colección documental fue recopilada por el general de D. Carlos VII, D. Juan Nepomuceno de Orbe y Mariaca, IV Marqués de Valde-Espina, que estuvo en cuantas tentativas carlistas se produjeron desde la guerra de los siete años hasta casi finalizar el siglo XIX.

Salió a campaña en 1833, con 14 años, como ayudante de su padre, D. José Mª de Orbe y Elío, General que fue Ministro de la Guerra con D. Carlos V. tras la traición de Vergara marchó al exilio con el empleo ya de Comandante.

En 1848, tomó parte en la conspiración que costó la vida del General carlista Alzaá, fusilado en Zaldivia.

En 1860, intervino en el fracasado intento del General Ortega, por lo que fue ascendido a Coronel, y en 1868 fue nombrado Comisario Regio de Vizcaya y Guipúzcoa

Asistió a la magna asamblea de Vevey (Suiza) en 1870, donde estuvieron todos los notables del partido carlista, convocados por don Carlos VII.

Participó en los movimientos de 1871 y 1872, del que redactó una memoria.

En la postrera campaña carlista participó en múltiples combates, como Eraul, Lacar, etc, y emigró de nuevo a Francia en 1876 con don Carlos.

De regreso a España representó a su Rey como Delegado Regio en las Provincias Vascongadas, Navarra y Castilla la Vieja. Muere en Ermua en 1891.

Este archivo, constituido por 31 archivadores y compuesto por miles de documentos, resulta fundamental para la historia del movimiento carlista. Cinco archivadores proceden de la correspondencia del Padre Maldonado, seis de la Diputación Carlista del Señorío de Vizcaya en la última guerra carlista, 1 de la Contaduría General del Señorío y el resto directamente de la correspondencia y documentación del IV Marqués

Sin duda servirá para aclarar sombras sobre asuntos tan ignorados como las intentonas de 1848, 1871 y 1872, o sobre el afamado Cura Santa Cruz, al que Valde-Espina hizo rendirse y entregarle su bandera negra.

Contiene, además las cartas que don Juan Nepomuceno envió durante toda la campaña de 1872 a 1876 a su esposa, doña Casilda Gaytán de Ayala, emigrada en Burdeos. Estas cartas personales constituyen la verdadera historia secreta del carlismo, intimidades y juicios sobre personas y hechos hasta hoy desconocidos.

PP | PP VASCO |

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados.Fundación Popular de Estudios Vascos